Curso de cata en 10 minutos, o como parecer que entendemos de vino cuando no es así

Una botella de vino es un mundo mágico de mensajes todavía por descifrar. Y entre ellos, la mayor incógnita de todas: ¿Está usted delante de un vino excelente, o es simplemente un vino más? Hay varios trucos que podemos seguir para descifrar ese misterio, le contamos a continuación.

Lo primero de todo: descorche la botella, con cuidado, procurando que ningún resto de corcho caiga en el vino.

Bien. Mientras el vino se airea un poco, busque la copa en la que lo va a catar. Debe ser de cristal y transparente, que permita apreciar las sensaciones visuales. De pie alto, para que el calor de sus manos no altere la temperatura del vino y boca ancha, para que quepa la nariz.

Las catas de vino no son tan complicadas cuando practicamos

¿La tiene? Perfecto. Ahora vierta en ella un poco de vino. No mucho. Un tercio de la copa es suficiente. Y prepárese, porque a partir de ahora todos sus sentidos entran en juego.

El primero es la vista. Alce la copa a contraluz y descubra un mundo de tonos y colores. Para apreciar bien el color fíjese en el contorno del vino en la copa. ¿Lo ve? Es un rojo rubí con tonos teja, limpio y brillante. Y preste atención también al centro del vino. Es intenso y muy bien vestido de color.

Ahora vamos con las sensaciones internas. Pero no pruebe el vino todavía. El olfato es la antesala del gusto, y es mucho más sensible.

Aspire profundamente el aire de la copa. Eso abrirá su olfato. Después agite el vino en sentido rotatorio para hacer que se descubran los olores ocultos, y vuelva a aspirar. Notará un olor intenso y limpio.

A continuación, beba un sorbo de vino, no muy grande. Pero no lo trague aún. Sienta su tacto. Deje que roce sus papilas gustativas y notará un equilibrio perfecto, la sensación es la de un vino suave y aterciopelado, señal inequívoca de buena elaboración.

Cómo descubrir si un vino es excelente

Y si los olores se perciben por la nariz, los aromas sólo se aprecian con el vino ya en la boca, deforma retronasal. Aspire aire por la boca y suéltelo por la nariz. Concéntrese y descubrirá aromas intensos que recuerdan a la uva de la que procede el vino.

Pero aún más. Perciba aromas balsámicos que provienen de la madera. ¿Los nota? Ese conjunto de aromas de uva y roble fundidos por el afinado en botella, es el bouquet. No todos los vinos pueden presumir de tenerlo.

Y ahora, por fin, ya puede tragar el vino.

Notará que es un vino potente, de gran cuerpo, con un largo final de boca y un recuerdo persistente.

Enhorabuena. Ha despejado su incógnita: es un vino excelente. Ahora, ya puede disfrutarlo tranquilo.

Sobre el autor Ver todos los artículos

Lorena Bermúdez

Periodista, con dotes de escritora de novelas. Me encanta escribir en el aire libre rodeada de ambiente tranquilo, que me transmita paz y me ayude a inspirarme. Me encanta compartir noticias con todo aquel interesado en mi narrativa y, como no, fundadora de Periodismo Preventivo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *